Entradas

purchase-funnel

#CEMORS: PURCHASE FUNNEL Y EL INBOUND MARKETING

En #CEMORS  hablamos alto y claro sobre el PURCHASE FUNNEL Y EL INBOUND MARKETING

El Purchase Funnel también puede denominarse como Embudo de Compra o Consumer Journey. Se trata de una herramienta de marketing que se usa para dibujar el proceso de compra de los consumidores; desde el momento en el que conocen tu empresa hasta que se convierten en clientes.  Dada su enorme utilidad práctica, se convierte en una de las materias que más trabajamos en #CEMORS para la capacitación de nuestros alumnos de cara a la gestión de audiencias, canales, contenidos y campañas dirigidos a la venta.

 

Esta herramienta nace, en parte, a través del modelo AIDA (Atención, Interés, Deseo y Acción). El cliente hace el mismo proceso que el embudo de compra, llegando a convertirse en cliente de la empresa. En primer lugar, se capta la atención del usuario y hacemos que conozca nuestra empresa. En segundo lugar, el cliente potencial muestra interés por nuestros productos o servicios y comienza una etapa de investigación acerca de lo que ofrecemos. Posteriormente, tras la investigación, el usuario muestra deseo por obtener nuestros productos/servicios, incluso evalúa los servicios que se ofrecen antes, durante y después de la venta; esto puede ser un factor clave a la hora de elegir nuestra empresa antes que a la competencia. Y, por, último, el usuario pasa a la acción, convirtiéndose en cliente real de la empresa.

purchase-funnel-cono

 

¿CÓMO SE RELACIONA CON EL INBOUND MARKETING?

El Inbound Marketing se trata de una estrategia que atrae a los clientes potenciales a nuestra empresa a través contenido de interés generado en la web, blog, Redes Sociales… etc. (Marketing de contenido). Pero nada de interrumpir al cliente en sus actividades. El Inbound Marketing va más allá. Se mete en la vida de los usuarios de manera no intrusiva, haciendo posible una publicidad Pull, en la que es el mismo cliente el que se va acercando a nuestra empresa gracias al contenido de interés ofrecido. Una vez que tenemos al cliente en nuestra web, solo queda comunicarle todos los beneficios del producto junto con los mejores servicios, durante y después de la venta.

Pero, ¿En qué se diferencia del modelo AIDA?

  • Atraer: en esta primera fase, el objetivo es dar a conocer la empresa a potenciales clientes para que comiencen el Purchase Funnel.
  • Convertir: gracias al marketing de contenido, debemos conseguir datos sobre estos clientes potenciales para construir la estrategia de comunicación. El usuario comienza a interactuar con la empresa desde un momento más temprano que en el modelo AIDA.
  • LEADS: Se clasifican a los clientes potenciales para tejer una estrategia más adaptada a sus necesidades y, finalmente, convertirlos en clientes. La diferencia con el modelo AIDA radica es que en esta etapa, además de crear deseo en los usuarios, ya se están convirtiendo en clientes.
  • Seducir: en Inbound Marketing no finaliza el proceso con la compra, sino que la relación con el cliente sigue activa, manteniendo un lazo de colaboración y enamorándolo cada día con el objetivo de convertirnos en una Lovemark para él y, por tanto, convertirlo en nuestro prescriptor.

Este último aspecto es el más diferenciador y a la vez más importante. No solo debemos conseguir un cliente, sino que debemos hacer todo lo posible por mantenerlo ya que el coste de conseguir un nuevo cliente siempre es mayor al coste de conservar y mantener a uno.

Como clientes, nos gusta que nos mimen durante el proceso de compra y sentirnos amparados por la marca tras la misma, ya que esto es lo que nos diferenciará de la competencia.

Nuestros alumnos #CEMORS lo tienen claro… ¿Y tu?

David Serrano Gutiérrez. Co-director de CEMORS.

CEMORS MARKETING DIGITAL

¿Eres digital? Tienes empleo (y clientes)

CEMORS MARKETING DIGITALPues sí, no es un decir y tampoco lo podemos negar; el mundo digital lo está tiñendo todo de hashtags, palabros nuevos, anglicismos e invenciones varias, tipo: #instamoment o #sinflitro. No es sólo una cuestión de redes sociales y selfis en el espejo, hay más; hay mucho más ahí detrás.

Hay empleo y hay clientes; hay negocio y hay futuro. Hay dinero también, mucho. Lo suficiente para pagar tu sueldo, el mío y el de miles de personas más.

Cualquier empleo, por analógico que parezca, puede trasladarse a lo digital; quizá no todos pueden tener una tienda online, porque no venden productos, sino servicios, pero sí es posible construir un gran escaparate digital para poder llegar a su público objetivo.

Para muchos empresarios, acostumbrados a otra manera de trabajar, es difícil de entender. No es fácil renovarse y aceptar una revolución que se impone, que no se puede negar ni huir de ella.

CEMORS DIGITAL

Marketing: ¿Números o letras?

Pero… Todo esto tan bonito (Revolución, nueva era, éxito, soluciones…) ¿Quién lo hace? ¿Se trata de un tema pragmático y matemático, o más bien tiene que ver con las ideas y la creatividad? ¿Y si hacen falta ambas cosas?

Primer problema: La visión antigua del trabajo es en blanco y negro. El marketing en realidad aúna muchas disciplinas. Comunicación, empresa, creatividad, psicología, sociología y alguna que otra más.

Segundo problema: No todo el mundo es capaz de conseguir una visión panorámica del mundo empresarial, de un negocio o de otras formas de captación y venta.

Solución: Con práctica, ganas y cursos como el de CEMORS, cualquiera puede comenzar su adaptación digital

Venta

Vender es una palabra adoptada por el mundo de la empresa, pero lo cierto es que todos vendemos, cada día, en cada momento. Nos vendemos a nosotros mismos. Vendemos nuestro mundo, nuestros gustos, nuestras ambiciones. Vendemos nuestros pensamientos y nuestros argumentos; nuestra compañía. Nos vendemos a nuestros amigos, a nuestra pareja a nuestros compañeros. Vender es un arte de los que algunos no saben nada y otros lo saben todo.

En nuestra auto-venta digital a través de las redes sociales, por ejemplo; nos vendemos a nosotros mismos, con nuestro perfil, las fotos que compartimos, los comentarios, la música o los pensamientos que queremos que los demás entiendas o conozcan.

Y si nos vamos más allá, empezamos a vendernos a una escala mayor, en Google, con nuestra propia página web o blog. Entramos a formar parte del algoritmo de búsqueda de Google, ¿Qué significa esto? Muy sencillo: si hemos sabido vendernos bien la audiencia sube, y la posibilidad de compra o –en este caso- conversión, aumenta progresivamente. No olvidemos que Google es el mayor escaparate mundial.

¿A qué nos referimos con vendernos a nosotros mismos en Google? Pues hemos llegado: Hemos hecho Marketing Digital, y puede que ni siquiera nos hayamos dado cuenta.

cashbox-1642989_1280La conversión

¿Pero de qué nos sirve el humo si no provocamos un incendio? Puede que nuestro objetivo sea sólo la fama. Ser conocido. Que nos valoren (negativa o positivamente). Pero lo que no sabemos es que, a precio de fama o de dinero, ya estamos convirtiendo.

Si jugando con nuestro perfil, con nuestro tiempo, creatividad, impacto o notoriedad conseguimos fama, ¿Por qué no lo hacemos con nuestro negocio? En este caso, no sólo conseguiremos notoriedad, además la conversión será monetaria.

Sólo a través de impactos (visualizaciones) vamos a aumentar considerablemente la posibilidad de vender; vender un servicio, vender una idea, vender un concepto, vender un producto, vender una ideología. Vender.

Bienvenido al mundo laboral

Hemos llegado. Sabemos que no es fácil encontrar trabajo en los tiempos que corren. Que nos exigen mucha actitud y mucha, mucha aptitud. Somos ingenieros ¡Y quieren que seamos especialistas en marketing digital! Somos peluqueros ¡Y pretenden que sepamos vender en redes sociales!

man-1718099_1280Pues sí. Pero hay una buena noticia, cualquiera puede lograrlo. En el mundo digital las barreras son pocas. La accesibilidad es casi absoluta y el coste es muy bajo.

Los expertos en marketing digital y en redes sociales consiguen trabajo y consiguen clientes. Es posible. Son los que se rebelan ante las crisis económicas y lo hacen con creatividad y con inteligencia.